lunes, 22 de agosto de 2016

Tragedia polvorienta en cursiva inglesa

Libro de defunciones:
1881.

Entre firuletes
la tragedia certificada
ante escribano
médico forense
testigos.

Nació muerto.
Infiel.
A la fosa de los no bautizados.

La madre
blanca
natural del país
residente en este pueblo

(puérpera láctea,
sangrante,
sin cría)

muere de golpe
de corazón
tres páginas después.

Muertísima en el camposanto de las afueras,
salpica su dolor
que no se seca
sobre las manos impolutas
del genealogista.

miércoles, 17 de agosto de 2016

La viuda

La viuda toca las camisas del ropero muerto
hunde la cara
en cuellos,
en filas de botones,
en puños.
Igual que una madre
en el recién nacido.

Después
la viuda cierra bien las puertas.
(Que el olor no se escape como él.
Necesito amarlo un rato más).

miércoles, 10 de agosto de 2016

Presentación de libros de Griselda García

Afiche de la presentación de libros de Griselda García

Griselda García presenta sus libros
Mi pequeño acto privado y Ahora.
Sábado 13 de agosto, 19 horas.
Los Galgos, Av. Callao 501, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Avión

En el arriba azul
la panza del avión parece flotar
en una peli de Miyasaki.
Lo pierdo a veces
entre los resquicios de las ramas
y tengo que buscarlo otra vez.
No veo a ninguna
de todas las personas sentadas
que lleva
dentro.
Son mi acto de fe.

Adónde irán.
¿Acaso se eligen
en verdad se eligen
                               los destinos?

martes, 9 de agosto de 2016

Bukowski y qué casualidad

Ayer leí con una alumna el poema «El rostro de un candidato político en una valla publicitaria» de Charles Bukowski y ella se sorprendió gratamente porque justo el día anterior había estado viendo varios capítulos de la serie House of Cards. Encontraba en el poema y en la serie una feliz coincidencia.

Creo que los lectores de poesía damos un salto madurativo en el género cuando empezamos a encontrar relación entre la poesía y nuestra vida cotidiana. Es un indicio claro de que estamos entendiéndola cada vez más, de que dejamos de verla como un artificio que nos es ajeno, como frías palabras escritas en un papel. Cuando empezamos a relacionarla con nuestros estados emocionales y vivencias, nos está atravesando. Lo que leemos ya no son versitos, son verdades.

Y claro que ahí está el meollo de la cuestión. No me canso de decirlo: poesía es revelación.

viernes, 5 de agosto de 2016

Escuela

Me asomo desde el aula.
El paisaje patio se divide en dos.

Arriba,
tejido de cielo y árboles sin hojas.

Abajo,
la tierra fértil:
niños
              niños
                            niños
      niños
(pelo en el viento, mejillas punzó).