miércoles, 27 de enero de 2016

Sobre los poemarios y la división estrófica

Hay algo que me molesta profundamente de algunos poemarios: cuando un poema con división estrófica sigue en otra página. Me desespera no saber si lo que está al final de una página y lo que sigue son dos estrofas o una sola. En algunos casos, es fácil saberlo; en otros, imposible.

Una solución sería hacer poemarios en rollo; otra, inventar algún tipo de marca para indicar que continúa la misma estrofa.

¿Qué es eso de pasar de página en página, casi a ciegas, sin tener noción de la verdadera estructura del poema?

jueves, 21 de enero de 2016

Sobre los talleres de escritura

Hoy vi, por el espejo retrovisor, que el auto de atrás era de la academia donde aprendí a manejar; al volante iba mi instructor. Pensar que ayer fui su alumna y hoy vamos como pares en el tránsito.

Algo así pasa con los talleres de escritura. Compartimos herramientas, motivaciones, lecturas inspiradoras con nuestros alumnos, ejercitamos... Y un buen día, si lo hicimos bien, después nos cruzamos así, en la calle de la literatura, de igual a igual.

La poesía de los árboles (antología)

lunes, 11 de enero de 2016

Lluvia

Dicen que la lluvia
                             es un buen lugar
para morir,
                    para las partidas
                                              y las separaciones.

Buen maridaje con ciudades,
              hospitales,
puertas de calle,
                 paraguas sin nombre de fondo.

Dicen que es un lugar enorme
                                  y sonoro
                                     sonoro
                                     sonoro.
Que la soledad juega a hacer eco
en sus rincones.

Que la tristeza
                       se filtra
por sus grietas
             a goterones.

Digo que ese día
en que te fuiste y te perdiste para siempre

pronosticaron lluvia en la tele

y comencé
a
llover.

Adiós, genio

¿Dónde estarás flotando ahora? ¿Cuán distintas veremos las estrellas allá y acá?
«And I'm floating
in a most peculiar way
And the stars look very different today
».


sábado, 9 de enero de 2016

Caminantes

Ahora camina.
Como un cowboy anda por la casa a paso lento.
La veo irse a la cocina, alejarse de mí, despreocupada.

Pienso en las veces que quise ir a Luján
y no me tuve fe.
Esa vez que hubo paro y caminé como sesenta cuadras.
Los paseos por Colegiales con mi perra.
Mi viejo diciéndome piano piano...
El jefe que no quería pagarme viáticos,
pero me decía en cuánto tiempo debía caminar una cuadra.

Vuelve de la cocina.
Tiene una cebolla en cada mano.
Encuentra tesoros sin necesidad de mapas.
Cae sentada a mitad de camino.
Se ríe. Olvida las cebollas. Sigue.
Me agarra el dedo como si pendiera de un precipicio
y me lleva consigo.

Voy de su mano por la casa.
No me pierdo más.