miércoles, 7 de septiembre de 2016

Culebra

Un poema
finito
y resbaladizo
como una culebra,
peligroso
solo en apariencia,
que no sabe morder,
que va
por el pasto
de la orilla
y por el agua
y hace
lo que quiere
por acá,
                         por allá,
sobre todo
por las tardes,
día
tras día,
sin autor
sin lector
en su felicidad
sin fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario