lunes, 7 de marzo de 2016

Regreso

Todos los años las vísperas del regreso.
Adiós al mar o a la montaña.
Adiós, lugar boscoso donde fui salvaje
llena de viento
feliz.

Todos los años miro el techo ajeno
y prometo hacerme hippie
ponerme un puesto de gorros y bufandas
usar un pulóver marrón con dibujitos de llamas
bañarme una o dos veces a la semana
y no volver.

El camino de regreso es una cama de faquir.
Piedra a piedra.
Clavo a clavo.
Llegar como si nunca hubiera partido.

Cada poema es un árbol, me prometo.
Me acomodo en la cama,
dispuesta a hacer sombra y musgo,
y comienzo a escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada