lunes, 5 de octubre de 2015

Despertar

Anoche tuve un sueño.
Estaba desnuda, pero no tenía frío.
Me alimentaba de un árbol de sangre.
Una voz de agua me rodeaba
hasta que me hirió la luz.

Desperté sola
y ahora
en esta cama
el frío quiere llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario