miércoles, 16 de septiembre de 2015

Para escucharte mejor

Vivimos en un mundo visual; «una imagen vale más que mil palabras», nos decimos. Pero es mentira. El mundo no se reduce a las luces estroboscópicas de los videojuegos, a la fotografía, al recorte de la realidad que hacen las cámaras de televisión. Además están los aromas, los sabores y los sonidos.

Hace unos años, al respecto, me abrió los ojos (o, mejor dicho, los oídos) el sitio mexicano Archivosonoro.org. Se trata de una suerte de repositorio de sonidos principalmente de México: sonidos ambientales (de un río o un parque, por ejemplo), música y registros radiales. Me he deleitado incansablemente con los archivos de cajitas musicales y he trabajado en numerosas ocasiones con el material del sitio para inspirar a mis alumnos de taller de escritura.

Sonidos de Rosario es un sitio argentino con una filosofía similar. Desde 2002, almacena registros acústicos de la ciudad de Rosario con el objeto de, según dicen los responsables del proyecto, «documentar la riqueza sonoro-cultural de la urbe y de preservarla para las generaciones futuras». El plus de este sitio es que también incluye la sección Salón de lectura, con poemas —como «El parrillero» del poeta rosarino Leandro Llull (grabado en 2012)— y otros textos leídos por sus autores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada