lunes, 14 de septiembre de 2015

Los libros y el orden



Estos días estuve leyendo un libro de Marie Kondo, una japonesa que asiste a sus clientes para ordenar sus casas. El libro, titulado La magia del orden, es muy fácil de leer y da consejos prácticos para volverse ordenado. La autora tiene su método, bastante drástico por cierto. Hay un apartado dedicado por completo a los libros. Básicamente, la autora dice que debemos conservar solo aquellos libros que nos dan felicidad. El resto, hay que desecharlos, regalarlos, liberarlos. Tener cien libros, dice, es demasiado.

Yo no sé cuántos tengo, pero seguramente tengo más de cien. Pero ¿cómo hacer para desprenderse de un libro si uno es un pequeño ratón de biblioteca? ¿Acaso hay que resignarse a perder lo que uno ha resaltado o subrayado en su ejemplar? ¿Dejar ir dedicatorias, tapas acariciadas, páginas antiguas que huelen a vainilla?

Kondo afirma que somos los libros que leímos, que esas páginas no se van jamás. Pero ¿somos los mismos cuando leemos y releemos? ¿Somos los mismos cuando rechazamos un libro y lo retomamos con gusto diez años después? ¿Qué cuenta: las palabras textuales o la emoción que nos dejan?

Miro mi biblioteca y veo unos voluminosos diccionarios de sinónimos y algunas novelas que con seguridad no voy a releer. Me pregunto cuántos libros me dan alegría realmente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario