viernes, 29 de mayo de 2015

A la salida de la ex-ESMA

Ha llegado junio
y la última luz de la tarde es un vapor amarillo
que emerge de la tierra.
Las hojas caídas son teas encendidas.

Ahora la noche envuelve los edificios
y parece vencedora,
pero no hay gritos,
ya no se tensan las manos.
Ahora se prenden las farolas.

Salgo de la oficina
y camino por las calles internas
hasta Libertador.
Viejas fotos hacen presente el pasado.
Rostros y recuerdos
aparecidos.

Un avión sobrevuela
en un cielo que no veo.
Presiento un poema.
Historia rima con memoria.

1 comentario:

  1. Como cuando el silencio es posible y las palabras empiezan a temblar.

    ResponderEliminar