viernes, 31 de octubre de 2014

Primer diccionario

Tuve mi primer diccionario a los seis o siete años. Un Larousse de tamaño pequeño, forrado con un papel afelpado color azul. Era un libro para acariciar. Tal vez de ahí vino todo...

2 comentarios:

  1. Con respecto a los libros de mi infancia, tengo dos recuerdos. El de un libro de lectura para primer grado y de cuyo título no me acuerdo. Todavía me acuerdo de los dibujos que tenía para colorear y que por ese entonces me ponían nostálgico, no sé por qué. Ahora sé que era nostalgia, pero entonces no lo sabía. Tenía tapa celeste y nunca lo usé en la escuela, pero sí en mi casa. El otro, de unos diccionarios que una noche mi viejo le compró a un vendedor puerta en puerta en la cantina del club social y deportivo del pueblo en que crecí. Eran dos tomos. Diccionario Enciclopédico Océano, edición 1980. Los usé aun cuando cursaba la carrera. Un día descubrí que le habían recortado las fotos y me enojé muchísimo. Con las fotos también se iban las palabras.

    ResponderEliminar
  2. Cuántos recuerdos, Gastón. Gracias por compartirlos y dejarlos aquí como un regalo.

    ¡Vendedores de diccionarios y enciclopedias! ¡Qué recuerdo! Estimo que con la aparición de internet (y de Wikipedia), es un oficio extinguido. Cuánta nostalgia, caramba, pero nostalgia dulce, porque está teñida de infancia.

    ResponderEliminar