viernes, 31 de octubre de 2014

Eternidad

El día se confunde con la noche.
El aire fresco se mueve entre los árboles del barrio
parsimoniosamente.
Un zorzal anuncia con agudos silbidos
la mañana de octubre.

Adentro
la respiración del marido y de la pequeña hija en brazos
se acompasan.
El tiempo se detiene
en el lecho compartido.

La eternidad deja su huella
y tan solo una testigo insomne.

No hay comentarios:

Publicar un comentario