jueves, 21 de agosto de 2014

Cebolla

La despreciarán los comensales
y quedará en el centro de la sopera
como un trofeo.

Mientras la mano sirve
y reparte el líquido de la vida,
emerge como un iceberg.
Esfera transparente,
tierna.

Unitaria,
inmolada
en el centro de la mesa familiar.
Creen que podrán ignorarla.

Todos paladearán
su sacrificio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario