viernes, 11 de julio de 2014

Bárbaro, salvaje

«(...) cada cual suele llamar barbarie a aquello que no le es común... Son salvajes así como llamamos salvajes a aquellos frutos que la naturaleza por sí misma y por su natural progreso ha producido, cuando en verdad es a aquellos que nosotros mismos hemos alterado con nuestras artes y  mudado de su orden común a los que con más propiedad debíamos designar salvajes».

Montaigne, Sobre los caníbales (I, 30), citado por Henríquez Ureña, P. (1954). Las corrientes literarias en la América Hispánica. México: Fondo de Cultura Económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada