viernes, 18 de abril de 2014

Fotografía en blanco y negro

Hay que esperar el momento justo
para el clic perfecto.


Cerca, unos juncos oscuros
inmóviles en su flexibilidad.

Alrededor, la niebla que amenaza
con devorar las formas.

Saber esperar.

Más allá, el agua gris
con algunas ondas siniestras.

Lejos, una barca blanca
por fin vacía.

El momento justo.

Las burbujas no salieron en la foto,
pero las recuerdo, también lo previo:

los brazos, las manos afuera,
los dedos suplicantes al fin hundidos.

El clic perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada