lunes, 31 de marzo de 2014

Sostén

Cuando el último zorzal de panza colorada dejó el nido y remontó vuelo, el árbol perdió toda esperanza. Acabado, exhaló un crujiente estertor amarillo y cayó pesadamente sobre la vereda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada