viernes, 29 de noviembre de 2013

Palo de agua

El palo de agua de casa se está muriendo.
Había sacado una hoja nueva, pero
se está muriendo.

Con intenciones científicas,
desenterré la vieja compañera
que estuvo ahí para mí
cuando la adversidad.

Algo en la raíz.
Adónde ha ido toda el agua.
Qué ha pasado en lo oscuro de la tierra.

Volví a su maceta
a la vieja compañera.
Arrojé terrones de tierra
sobre la fúnebre raíz.

Maldita ciencia.
Inútil la raíz.
Muerte en las manos.

Lechugas blandas

He decidido quitarme
esta cabellera femenina.
No, plumas no, ni pelucas,
ni crestas multicolores
en su lugar.

Me pondré una ensaladera,
me crecerán lechugas
blandas, acariciables.
Me perfumaré con oliva.

He decidido
salirme de la humana hoja cuadriculada.
Irme por el margen
con aroma a feria.

Si me cruzo con vos,
seguramente me pondré tomates
como mejillas encendidas.

Si me cruzo con vos,
te ofrendaré una hoja
de mi lechuga mantecosa.
Comerás de ella
sin encontrar un solo pelo.

He decidido
que comerás mis verdes
y a cada bocado
un sabor mixto venido de mi tierra
bajará por tu esófago,
confundirá el camino
y se alojará en tu ventrículo izquierdo
palpitante
pal-pi
tan-te
ver-de.

En cuerpo de mujer

Yo no soy gay ni trans ni hetero.
Soy pájaro en cuerpo de mujer.
Un benteveo aquí atrapado.

Cuando escucho los reclamos de ese macho
en el árbol del pulmón de la manzana,
ese macho de pico fuerte, poderoso,
algo se mueve en mi interior
toda mi identidad busca alzar vuelo
hacia la rama.

Un benteveo
con palabras humanas y dedos,
con ocultas plumas en las vísceras,
empastadas de fluidos.

Soy un pájaro en cuerpo de mujer.
Soy lo que soy y hago lo que puedo,
al menos canto.


lunes, 25 de noviembre de 2013

Tolstói y los pájaros

Hoy leí varios fragmentos del diario de Tolstói y, en particular, una carta que le envió a su abuela. Por lo visto, amaba los pájaros. Y eso me ha conmovido porque yo los amo también. Entre otras cosas, en la carta, le contaba que había descubierto que, tocando «acordes en sextas» de Haydn (no tengo la menor idea de lo que puede ser), los ruiseñores se acercaban a su ventana y cantaban. Si él paraba de tocar, los ruiseñores paraban de cantar. Así estuvo tres horas. Tres, sí. Tres horas jugando con los ruiseñores. Qué hombre, por favor. Qué manera tan intensa de amar la vida.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Lo perdido

Ningún primer amor llega para quedarse.
Ningún abuelo se queda a nuestro lado.
Hay casas natales que nos arrojan a la calle
y cierran para siempre sus puertas.
Ningún cordón umbilical mantiene el lazo.

La vida es tijera que corta lo que encuentra.
Somos arañas. Tejemos telarañas inmensas.
Giramos hasta el mareo
nos envolvemos como crisálidas.

Y a cada giro
a cada giro
a cada giro
el corte metálico sistemático.

Somos lo que somos.
¡No tenemos nada!

Somos lo que somos
es nuestro el nombre de lo perdido.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Futuro

Será el silencio
y el estruendo que hace después la puerta.
Olvidarás su nombre y todas las marcas.
Ni una lágrima más ni un pestañeo.

Un bolso y ya no serás
nido
muñequita
perdoname
no quise hacerlo.

Un bolso y afuera
por esa misma puerta por la que aquel día.
Muerta en vida.
Con una piedra.

Pasarán los días.
Resucitarás.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Rara avis

Fotografía: fspugna vía photopin cc.

De mis pechos no cuelgan niños ni leche sagrada.
Soy una hembra única en su especie, que no se repetirá.
No me hagas llorar o llorarás.
¿No ves que estoy en extinción?

viernes, 15 de noviembre de 2013

Niños y palomas



«Entonces vio algo muy placentero, que no volvería a ver jamás. Unos niños que iban a la escuela; palomas de color gris azulado que volaban desde los tejados a la acera, y unos panecillos espolvoreados con harina, que una mano invisible dejara expuestos en una ventana. Los panecillos, las palomas y los dos niños eran seres prodigiosos: un muchacho corrió hacia una paloma y, sonriendo, miró a Lievin; la paloma sacudió las alas y se elevó brillando al sol, entre el fino polvo de la escarcha, y un aroma a pan caliente llegó desde la ventana donde estaban expuestos los panecillos. Había tanta belleza en este sencillo cuadro, y era todo ello tan conmovedor, que Lievin, en medio de su alegría, sentía que las lágrimas asomaban a sus ojos».
Tolstoi, Anna Karenina

jueves, 14 de noviembre de 2013

Esa rebeldía

Fotografía: James Broad vía photopin cc


En todo lo encerrado hay rebeldía.
Lo veo en el café
herméticamente cerrado
en un frasco de vidrio con doble tapa
de plástico
de aluminio.

Cuando lo destapo
las partículas de café se liberan
y pegan un salto hacia la altura
una mini explosión salida
de lo cerrado al vacío
un dejo de desprecio
una alegría de aromar
otra vez el aire.

Es un segundo
que se diluye si uno no está mirando.
Efímero vals.

El café y todo lo encerrado
está esperando.
La libertad es una pequeña danza
un instante de rebeldía
que saben esperar
para saltarte encima.

martes, 12 de noviembre de 2013

La edad de las preguntas

Me miro los pies,
empuntillados bajo el duro charol.
Los ondeo en el borde de la silla.
Algún día llegaré hasta el suelo, ¿no?
Como vos.

¿Falta mucho para volver a casa?
Yo prometo portarme bien, lo juro.
No enfadaré a mamá.

¿Trajiste mi muñeca?
Estoy aburrida.

¡Qué ruidos, papá!
¿Qué es un martillo?

Qué linda arañita, mirá.
Cuatro, seis, ocho patas tiene.
¿Puedo tocarla, puedo?

¿Ya nos vamos?
Dame la mano, papá.
¿Por qué vienen con nosotros
esas personas?

Qué caja enorme.
Nunca había visto una así.
No, papá, no la estoy tocando.
(Un poco sí, me gusta la madera).

Me encanta cuando me abrazás así, papito.
¿Cuándo viene mamá?

Mirá cuánto verde.
Mirá ese pajarito cómo canta.
¿Lo ves en el árbol?
¡Es que se voló recién!

Ay, papá.
¿Ya nos vamos para casa?
¿Y cuándo viene mamá?

Frase: los besos y el helado

Kiss for an icecream (Henry Hintermeister (1897 – 1972))

«El beso después de un helado es siempre frío y algo pegajoso, pero sirve para saber qué tal estaban los gustos que pidió el otro». 
Olguín, S. (2004). El equipo de los sueños. Buenos Aires: Grupo Editorial Norma.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Librote, red social para los amantes de los libros



Hace poco más de una semana, por recomendación de Laura, una compañera de trabajo, conocí Librote, una red social de libros. Entré para ver de qué se trataba y descubrí que era muy útil.

Se puede marcar lo que uno ha leído, se pueden buscar libros, escribir críticas, votar, incluir citas. Me interesó especialmente que se pueden marcar libros como pendientes de lectura (algo así como una lista de los libros que uno quiere leer/comprar más adelante).

Y la parte social también es importante. Uno puede comentar las lecturas de otros, recibir comentarios, consultas sobre libros leídos. En pocas palabras, compartir el mundo de los libros con otras personas que los aman también.

Una red social para ponerle todas las fichas.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Fibra ótica

A Sergio.

Según esa gramática,
es un sintagma nominal
con una falta.

En mi cuerpo,
pequeña gramática anónima,
es una fibra delgada y suave
que me habita,
que se tensa
y estremece en el oído
cuando digo tu nombre.

martes, 5 de noviembre de 2013

Reseña: El cuaderno de Bento

Arte
El cuaderno de Bento
John Berger
Alfaguara / Santillana Ediciones Digitales
ISBN: 9788420403427
2012



Todos los que conocieron al filósofo Baruch Spinoza comentaban que siempre andaba con un cuaderno en el que hacía anotaciones y dibujos. Ese cuaderno, sin embargo, nunca fue encontrado entre sus objetos personales.

En este libro, titulado El cuaderno de Bento en homenaje a Spinoza, también apodado «Bento», John Berger se pregunta por aquel cuaderno y, a su manera, busca recrearlo, generar una conexión con aquel objeto perdido.

Por medio de una escritura fragmentaria, combina, por un lado, reflexiones y anécdotas personales contadas con sensibilidad y, por otro, fragmentos de la Ética de Spinoza. Lentamente, a medida que el libro avanza, las anécdotas y reflexiones de Berger, a las que se suman algunos de sus exquisitos dibujos, abren un diálogo íntimo y profundo con los textos de Spinoza.

Un libro para quienes ya leyeron al filósofo y quieren reencontrarse con él. Una maravillosa puerta de entrada para quienes todavía no lo conocen.

4.° Festival Internacional Sembrar Poesía

Centro Cultural Islas Malvinas
Calle 19, esquina 51, La Plata, provincia de Buenos Aires.
Entrada libre y gratuita.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Cuarto oscuro

Fotografía: Skley vía photopin cc


[Un cuarto enorme
sin ventanas y sin puerta
sin aire sin luz
sin ellos sin nosotros
sin





                                    ].