lunes, 27 de mayo de 2013

¡Vive!



El sábado recibí los primeros ejemplares de Cuarto oscuro. Mi editor, Ramiro Silber, quiso darme la bella sorpresa de entregarme algunos antes. Ya llegó a mi casa. A partir del 26 de junio (que es la presentación en sociedad de este hijo mío), puede llegar hasta vos.

Reservá tu ejemplar y acordá entrega y demás detalles.

lunes, 20 de mayo de 2013

Palabras para la presentación de Durante el tiempo. Poesías para Ilustrar, de Wannas Massaferro

Los que amamos la poesía sabemos que para encontrar un libro de este género en una librería hay que dejar de lado las posturas decentes: hay que caminar hasta el fondo del lugar (casi siempre el mismo camino que para ir al baño), agacharse ante los últimos estantes y leer los títulos de los lomos improvisando posturas que nada tienen que envidiar a las del Kamasutra. Los que la escribimos también sabemos lo difícil que es ser recibido por una casa editorial o afrontar el gasto de una edición independiente.

El panorama no parece muy alentador, ¿no? Sin embargo, estamos aquí reunidos, esta tarde lluviosa de sábado, para celebrar que, aún en el contexto más sombrío, más aciago, la poesía vence. Y el poeta que la escribe, también.

Wannas Massaferro nació un 27 de julio de 1987 en Gualeguaychú, Entre Ríos. Desde pequeña, encontró en el arte una manera cabal para expresarse. Su espíritu inquieto la llevó a experimentar la pintura, la música y, por último, la poesía. Reside en Buenos Aires y es licenciada en Trabajo Social.

Pero ¿qué camino hizo su poemario Durante el tiempo. Poesías para Ilustrar para llegar hasta nosotros? ¿Cómo se gestó?

Al principio, fue un sueño. Wannas concibió la idea de un libro de poesía en el que el lector no fuera un mero decodificador de significado, un libro en el que el lector también pudiera expresarse e interactuar con los textos. Y me detengo en esta idea porque es importante: ideó un libro en donde el arte se construyera a la par, entre iguales, sin verticalismos; el lector es tan importante como el poeta. Después, allá por octubre de 2012, presentó esa idea en Ideame, una plataforma de financiamiento colectivo, y el proyecto fue aprobado y hecho público.

Lo que siguió es verdaderamente conmovedor. Wannas difundió su proyecto y, de pronto, amigos, familiares, lectores de poesía, compañeros de taller literario, desde diferentes lugares del país y del mundo —uno de los colaboradores reside en México—, todos consideraron que este libro debía ver la luz y aportaron su granito de arena. Y armaron juntos un mar. El libro, ese mar, se editó con lo recaudado.

Durante el tiempo. Poesías para Ilustrar es, entonces, un libro gestado con amor, que fue soñado y esperado con ansias, y —como hemos visto— no solo por su autora. Y un libro que ama también a los lectores en general y a una persona en particular, Jorge Labraña, a quien le está dedicado.

Pero también es un libro provocador, que quiere sacudir, conmover, hacer reflexionar. Ya lo vemos en las primeras páginas, en esa nota de la autora, titulada «Ofrenda», donde anticipa que su ofrenda serán poemas de todos los gustos y sabores, y que cierra así:

Esta es mi oferta,
¿qué me entregás vos?

Y reencontramos esta misma propuesta al final del libro, en la «Aclaración para el lector-ilustrador», en la que aclara que los espacios en blanco que rodean los poemas son para que el lector se exprese a partir de la lectura: dibujando, pintando, pegando fotos, haciendo un collage. En ese mismo texto, insta al lector a que el libro sea un ida y vuelta. Esto es lo original del libro.

Durante el tiempo. Poesías para Ilustrar tiene mucho para dar. Nos sumerge, ante todo, en una mirada aguda de la sociedad, nos pregunta quiénes somos y quién es el otro. Nos cuestiona también qué hacemos con el tiempo que se nos ha dado, por nosotros y por los demás. Wannas Massaferro nos presenta imágenes dolorosas, como en el poema América:


Tu cielo
repugna de sol,
tu suelo
desborda de muerte

o en el poema Único tren:

Las calles te tienen como en cuna,
y vos en tierra como un perro.

Así y todo, su mirada no es pesimista, sino todo lo contrario. Los que la conocen pueden dar fe de que es así. El libro entero es un diálogo lleno de color con el lector, una búsqueda de respuestas y, sobre todo, de cambio. Detrás de este libro, hay esperanza.

El cambio, entonces, depende de nosotros. Así lo afirma en el último poema del libro, cuyo título, «Correr el riesgo», es más que elocuente:

Si tan solo
fuera todo
un poco
más lento.
Quizá
logres ser feliz.
Quizá.


Así, el poemario que hoy estamos presentando en sociedad, es el ejemplo vivo de que la poesía, cuando revela, cuando emociona, cuando se hace popular, lo cambia todo. Y puede renovarnos, ya no como lectores, sino como comunidad, como sociedad. En suma, como humanos.

Les pido, entonces, un fuerte aplauso para Wannas Massaferro y su libro, y los dejo con ella para comenzar esta presentación.

18 de mayo de 2013

viernes, 17 de mayo de 2013

Presentación del libro Durante el tiempo, de Wannas Massaferro

Presentación sábado 18 de mayo, 17 horas.


DURANTE EL TIEMPO. POESÍAS PARA ILUSTRAR
de Wannas Massaferro

Presenta
Verónica Ruscio

Acompañan con su arte
Flor Casales, Tito Villar y Michelle Billiet


Bar Oveja Descarriada │ Aráoz 1047, Palermo, Buenos Aires.

jueves, 16 de mayo de 2013

Presentación de Cuarto oscuro en la Biblioteca Nacional

Ya es oficial en la agenda de la Biblioteca Nacional.

Presentación de «Cuarto oscuro», de Verónica Ruscio, editado por El Mono Armado.

Miércoles 26 de junio, 19 horas.
Biblioteca Nacional, sala Augusto Cortázar, Agüero 2502, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.


sábado, 11 de mayo de 2013

Enfermedad de las vías respiratorias

Cuando enfermamos de los pulmones, de la garganta,
de las vías respiratorias,
nos volvemos narcisos.

Narcisos en la cocina junto al fueguito,
llenando el jarro,
mirando el agua que ha hervido,
mirando el fondo de ese estanque doméstico
hasta hundir la cabeza en él.

Narciso tenía mucha tos y le costaba respirar,
igual que a mí esta mañana de sábado.
El resto es puro cotilleo y paparazzi.
Envidia pura.

viernes, 10 de mayo de 2013

Copas

El desamor nos persigue
y la muerte
y la gravedad.

Buscamos refugio
somos
amantes abandonados
pájaros que tiemblan
pechos que caen.

¿Nos quedaremos aquí
en la oscuridad de las copas?
¿Es que alguna vez pasará el peligro?
¿Alcanzará la vida para esperar?

¿Qué hay en estas copas?
¿Y qué en la oscuridad?
¿Qué sostén hay en el vino,
qué se derrama en el árbol y
de qué frescura está hecho el encaje?

Apuntes sobre la videopoesía

Hace poco, en una nota sobre el Día Mundial de la Poesía que escribí para el portal educ.ar, mencioné la videopoesía, esta forma híbrida (en parte poesía, en parte video) y tan vigente en estos tiempos multimedia. Pero ¿de qué se trata este género?

Si seguimos a Aristóteles, entonces lo mejor será obtener la idea del árbol a partir de ver muchos árboles. Con los géneros (literarios y de los otros), pasa lo mismo. Lo mejor para conocer a fondo un género determinado es estar en contacto con él. Así pues los invito a ver esta pequeña selección de videopoemas.



Nido, de Nuria Gil en Vimeo.



Videma, basado en un poema de Yolanda Blanco 


Las grandes aguas, de Griselda García

 
Lessons of Darkness [videopoem], de George Serediuc en Vimeo.

 
Here Now, de nicus on Vimeo.

Tapa, tapita...



Esta es la tapa de mi libro Cuarto oscuro, editado por El Mono Armado. La presentación será en junio, en la ciudad de Buenos Aires. Pronto, todos los datos.

Un premio a la poesía popular

Vengo de vivir unos cuatro días monumentales en Abrazo de Voces, el encuentro literario que organizan todos los años Las Pretextas (Alicia Márquez, Bibi Albert, María Laura Coppie y Mariana Toniolo) en el Pub SADEM. Cuatro días de poesía, de espectáculos musicales de altísimo nivel y, en especial, de compartir. Me he reencontrado con poetas queridos y he conocido personas luminosísimas.

Ese encuentro tiene un premio que conjuga el voto unánime de Las Pretextas y el del público. Resulté finalista, lo cual me llena de emoción y agradecimiento. La ganadora absoluta resultó mi tocaya Verónica Peñaloza. Cuando anunciaron que era la ganadora me largué a llorar como si hubiera ganado yo misma. Es que Peñaloza (conózcanla, no saben lo que se pierden), autora de Cuerda floja, enamoró al público con sus letras. (Si hay algo malo en ser finalista es que uno queda excluido de la votación; cuánto lamenté no haberla votado yo también).


Presentación de Cuerda floja, en Abrazo de Voces 2013

Peñaloza es una poeta joven, fresca y muy talentosa. Una verdadera renovadora del género porque hace poesía popular en serio. Su poesía es reveladora, sin vueltas, sin palabras pretenciosas. Su poesía no exige; por el contrario, da.

A veces los premios literarios son justos.