viernes, 22 de noviembre de 2013

Lo perdido

Ningún primer amor llega para quedarse.
Ningún abuelo se queda a nuestro lado.
Hay casas natales que nos arrojan a la calle
y cierran para siempre sus puertas.
Ningún cordón umbilical mantiene el lazo.

La vida es tijera que corta lo que encuentra.
Somos arañas. Tejemos telarañas inmensas.
Giramos hasta el mareo
nos envolvemos como crisálidas.

Y a cada giro
a cada giro
a cada giro
el corte metálico sistemático.

Somos lo que somos.
¡No tenemos nada!

Somos lo que somos
es nuestro el nombre de lo perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada