viernes, 29 de noviembre de 2013

Lechugas blandas

He decidido quitarme
esta cabellera femenina.
No, plumas no, ni pelucas,
ni crestas multicolores
en su lugar.

Me pondré una ensaladera,
me crecerán lechugas
blandas, acariciables.
Me perfumaré con oliva.

He decidido
salirme de la humana hoja cuadriculada.
Irme por el margen
con aroma a feria.

Si me cruzo con vos,
seguramente me pondré tomates
como mejillas encendidas.

Si me cruzo con vos,
te ofrendaré una hoja
de mi lechuga mantecosa.
Comerás de ella
sin encontrar un solo pelo.

He decidido
que comerás mis verdes
y a cada bocado
un sabor mixto venido de mi tierra
bajará por tu esófago,
confundirá el camino
y se alojará en tu ventrículo izquierdo
palpitante
pal-pi
tan-te
ver-de.

No hay comentarios:

Publicar un comentario