viernes, 18 de octubre de 2013

Madre

A Élida N. Besana.

Tus manos
abrieron la tierra
que precede al árbol.

Tu boca
elevó la plegaria que cantan
las aves en el nido.

Tus ojos
me buscaron
me miraron como nadie

y yo fui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada