miércoles, 4 de septiembre de 2013

Cuento o relato

Hoy terminé de leer «El perseguidor», de Julio Cortázar. Muchos sitios, incluso Wikipedia, afirman que es un cuento, pero para mí es claramente un relato. Este, a diferencia del cuento, no tiene un momento de tensión, que se resuelve al final. Es una sucesión de hechos, cronológica, sin clímax.

Creo que se desconoce bastante el relato como especie del género narrativo. El término se usa mal. Hay concursos de relato que terminan premiando cuentos. Hay antologías de relatos que dicen ser de cuentos y viceversa...

Hace poco fui al Café Tortoni a la presentación de un libro y una de las presentadoras, profesora de Lengua y Literatura ella, comentó, como quien no quiere la cosa, que no sabía por qué en la contratapa del libro se aclaraba que era de relatos. «¿Por qué la autora prefirió esa palabra y no cuentos?», planteó a la audiencia. En ese momento, pensé: «Y acá se viene un comentario sobre qué es el relato. Buena introducción». Pero me equivocaba. Esa profesora no tenía idea en serio. Pensaba que los textos de ese libro eran cuentos y la pregunta no era retórica.

Y ahora viene a mi memoria el libro La madre del universo, de Griselda García (Editorial Echarper, 2012). Primer libro de relatos de GG (como gusta llamarse). Debo confesar que, cuando supe que era de relatos, temí esa palabrita. Temí y me equivoqué también. No solo el libro es de relatos, además son de excelente factura.

En definitiva, nos hace falta leer más relatos. Nos hace falta llamarlos por su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada