domingo, 22 de septiembre de 2013

Cantiga anónima

Fotografía: Photogen.com


Doncella desconocida,
ya no cures más de mí;
de mí fueste bien querida,
yo desamado de ti.

Porque más sin dubda creas
la mi pena dolorida,
ruego a Dios que siempre seas
desamada y mal querida.

En tormentos sea tu vida,
pues no te lo merecí;
de mí fueste bien querida,
yo desamado de ti.

Fuente:  Trovadores castellanos. Cantigas de amor y religiosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario