martes, 27 de agosto de 2013

Una pequeña noticia que me ha dado alegría

El trabajo me ha tenido concentrada en documentos, erratas y decisiones de estilo. Estrés hasta lo indecible y, de yapa, caí enferma. Hasta tuve que suspender una de mis clases.

Pero el fin de semana una noticia despejó los nubarrones: me enteré de que un muchacho había comprado un ejemplar de mi librito Cuarto oscuro para regalárselo a su novia. Me lo contó un librero amigo. No sé quién será el muchacho, mucho menos quién será su novia, pero la noticia me hace ilusión.

Y no se confundan, no soy una persona vana (uf, es posible que un tantito), pero definitivamente soy una amante de la poesía y saber que la gente se decide por la poesía es alentador, más todavía si es la de un poeta desconocido, que no trae apellidos ni libros anteriores de garantía.

Ese enamorado compró un regalo para su novia y, sin saberlo, también me hizo un regalo a mí.

1 comentario:

  1. LA PALABRA QUE ARROJO A LA OTRA ORILLA

    Aún me pregunto
    Si quien lee estas palabras
    Si cada palabra mía en quien las lee
    Es contemplación piadosa de su corazón
    Sobre un estandarte tendido en un campo de batalla
    Ya silencioso
    O será cada palabra en el corazón ajeno
    Mi última muerte, la más reciente
    Que se me otorga
    Entre bambalinas

    Inés Aráoz "Echazón", 2008.

    Leí tu post y me acordé de ese poema. Aunque tus palabras son más vitales, claro. ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar