miércoles, 28 de agosto de 2013

Ubi sunt

Fotografía: Creativity+ Timothy K Hamilton vía photopin cc.


¿Dónde están los muertos?
Mi hámster.
Mis abuelos.
El padre de mi marido,
que no conocí.
Mi canario naranja.
Ubi sunt.

Pero no, señor,
no es esa la pregunta.

Es verdad
que a veces recuerdo la ruedita
y tus ansias de escape
y me pregunto si también
te escaparás de la muerte
y volverás para mirarme.

Es verdad
que de golpe llegan sus voces
y la emoción me calla
me atraganta
con el timbre exacto con que hablaban
mis ancestros.

Es verdad
que en las fotos aquel hombre
que se parece tanto a lo que amo
me pregunta por qué no
por qué no antes
por qué tuve que demorarme en el camino
y no llegué
y no toqué a su puerta.

Es verdad
que de tanto en tanto
pienso a quién le cantarás,
Baldomero,
y si tu jaula seguirá abierta,
como la que me dejaste.

Pero no es esa la pregunta.
No.

¿Acaso sabemos
quiénes son los muertos?
¿Esos que se van
o los que quedan?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada