sábado, 27 de abril de 2013

Orquesta

El director sale a la terraza.
Mira al público de los edificios linderos.
Grave, de pantalón, zapatos oscuros
y camisa impecable.

Reverencia hasta el suelo
(hasta los broches).

Cierro los ojos, preparada.
Intuyo la música que sale de sus manos.
Ahora se acerca a la orquesta
montón de prendas blancas rectangulares.

Oh, ya mueve los brazos,
sube, baja, se posesiona

y la música ondea con el viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada