martes, 26 de marzo de 2013

Espejos

No es vanidad.
Me miro en los espejos, en las vidrieras,
en las ventanas,
en alojamientos,
en ventanillas de autos
y en los lagos del sur.

Estoy allí y sigo estando.
Esa pequeña niña,
esa joven de pollera corta,
la mujer que ya canea
y que me mira de reojo, de frente, de perfil.
Esa mujer que todavía.

No es vanidad
una sombra que aparece por temporadas,
un salmón que trepa el río
y va de espejo en espejo de agua.

Sé que estoy por allí, estoy segura y me busco.
Esa soy yo.
Esa sabe quién soy yo.
Yo simplemente la miro
tan segura de sí
y esquiva.
La miro y soy un perro que sigue a su amo.
La miro, pero no es vanidad.

Estamos aquí, allí, las dos
y no hay secretos.
Ella y yo tan solo nos miramos.

2 comentarios: