miércoles, 13 de marzo de 2013

Control mental en alta montaña

Cierro los ojos.
Respiro hondamente.
Siento la piedra, pero no está,
es solo otra forma de mí misma.
El aire frío se vuelve cálido poco a poco
y yo no pendo.
La fragilidad de la cuerda es, en el fondo,
fortaleza.
Y no estoy sola, no, acá.
Los ecos, en realidad,
son compañía.
El miedo no existe.
Tampoco el hielo.
Y yo no pendo en el abismo.
La cuerda es fuerte y no se ha desgarrado.
Y yo

             no

                        manoteo

        el aire,                         
                              toda ilusión,

c
u
a
n
d
o



c
a
i
g
o

2 comentarios:

  1. "La fragilidad de la cuerda es, en el fondo,
    fortaleza."
    "El miedo no existe."
    Caramba, verdaderamente haciendo control mental en una situación límite. Un desenlace muy poéticamente gráfico.
    ¡Saludos desde Pergamino!

    ResponderEliminar