martes, 26 de febrero de 2013

Poema del desvelo

Ojos abiertos, duros, secos.

Hay tinta oscura
en la hoja impúdica de la maquinación.

El cuerpo atina a percibir el silencio.
La exaltación atrae.
Falsa sensación de que el mundo se ha acabado.
Terror secreto de haber quedado sola, finalmente.

Todo es irreal. Iterativo.
Como un poema onírico.

Ojos fijos, que no ven,
que piensan la noche.
Ojos abiertos desde hace cuánto.

4 comentarios:

  1. Sencillamente fantástico verito!!, es ese somnoliente estado entre, lo real y el sueño, antes de perder la cordura. Sos una genia.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Ale, por pasar y por el comentario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Vero. Se me ocurre la existencia de un Dios indeciso entre lo onírico y lo real, "pensando la noche", desde siempre.

    Que los desvelos, si los hay, te sigan trayendo poemas como éste.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matías. Igual hay noches en que preferiría dormir... ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar