miércoles, 16 de enero de 2013

Poema de la oscuridad

Apague la luz.
Cierre los ojos.
Tome una bocanada ancha de aire.

Recuerde eso que todavía carga
que le da vergüenza
que nadie sabe.

Ahora le escribo un poema
que se alimenta de eso
que podría convertir en luz toda su gangrena.

Goce del instante.

Recuerde de pronto que está a oscuras
y en silencio
que no puede leer el papel que le estoy dando.

Olvide para siempre cómo abrir los ojos.
Comience a temblar.

3 comentarios: