martes, 22 de enero de 2013

La biblioteca

Anoche soñé con una biblioteca ancha, luminosa, colorida. Había cajones grandes llenos de libros sobre una mesa. Iba con alguien, pero no sé con quién. Yo tocaba los libros, les pasaba la mano por el lomo, como si fueran perros. De pronto, encontraba un ejemplar de Las uvas y la zorra. Vida de Esopo, de Gilherme Figueiredo. Lo sacaba del cajón: era el mismo que yo había leído unos días antes. Quiero decir el mismo ejemplar, pero también era otro. Sonreí pensando en Borges.

Entre los libros, encontraba una figura de madera, del tamaño de mi antebrazo. Era la caricatura de un niño. Tenía la cabeza muy grande y cabello rubio, pintado de un amarillo bien chillón. Abajo del niño había un cartel, con letras de colores también de madera: «CONJUGAR MOLA». Deducía entonces que estaba en una biblioteca española. ¿En serio? ¿Conjugar mola? Bueno, por algo el niño tenía la cabeza tan grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario