viernes, 25 de enero de 2013

Diálogo real: No tengas miedo, mamá

Eran las siete y media de la tarde. En el barrio, un fuerte viento levantaba polvo y sacudía las ramas de los árboles. De un momento a otro, una gran cantidad de insectos llenó las veredas. Con algo de torpeza, saltamontes y aguaciles entraban en los locales a refugiarse.

—Qué asco, cuidado, hijo.
—No tengas miedo, mamá. ¡Son aguavivas! Vuelan, no hacen nada.

2 comentarios:

  1. ¡Hace cuánto tiempo no escuchaba -leía- la palabra aguacil! Aunque en realidad por aquí es más común la variante "alguacil".

    ¡Divertido trueque!

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Sí, Gabi. No sabés lo que me reí ayer cuando escuché este diálogo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar