viernes, 29 de junio de 2012

Diálogo real: Halago

—Me gustó tu narrativa —me dijo una señora al finalizar Té con Palabras, ciclo en el que anteayer leí algunos poemas.
—Gracias —le contesté y sonreí.

(Como poeta, soy buena narradora).

lunes, 25 de junio de 2012

Baldomero Fernández Moreno: Canción de luna

En el aro ligero de la luna
canta para mí solo un ruiseñor.

A cada golpe de oro de su pico
brota en el aire una constelación.

Canta el pájaro pardo dulcemente
y se eriza de plumas y palor.

Cuando se pone el pecho más delgado,
dice mucho más clara su canción.

Morir, acaso, es continuar un sueño
de luna en luna y de sol en sol.


Gracias, Alberto Gutierrez, por hacerme llegar este poema en este día después tan difícil.

In memoriam

Hoy estoy triste.

Ayer, cuando la luz del domingo callaba, murió Baldomero, mi canario, en la libertad de su balcón sin flores.

«Fue un pájaro feliz», me dijo Sergio y me abrazó. Y yo lloré.

Ahora la casa se ha vuelto muda. Ya no hay plumas dando vueltas ni semillas. Ya no hay canto.

Solo la jaula vacía. La falta. Esta soledad tremenda.

Se fue en junio nomás, como el poeta.

lunes, 18 de junio de 2012

Sobre «El camino a casa», de Zhang Yimou

Hace uno o dos fines de semana vi la película El camino a casa. Sentí tanta emoción que no pude escribir una sola línea al respecto. Ahora, que la emoción ha dejado lugar al pensamiento, quiero dedicarle un poco de espacio aquí.

La película inicia con la muerte de un anciano, maestro del pueblo. Su hijo, en pleno invierno, debe ir entonces al pueblo de sus padres para ayudar a su madre con todo, en especial ayudarla a resolver cómo regresar el cuerpo del hospital de la ciudad al pueblo, un trayecto largo. La madre quiere realizar una procesión a pie de varios kilómetros para ello, una vieja tradición china; el hijo y el pueblo quieren hacerlo en tractor, más rápido y menos riesgoso con ese clima. Así el hijo debe tomar una difícil decisión: avalar a su madre en una empresa que parece una locura o convencerla de lo contrario.

La fotografía ha sido cuidada en extremo. Cada fotograma es un cuadro. Zhang Yimou, el director de esta joya fílmica, decidió narrar la historia posterior a la muerte del maestro en blanco y negro e introducir introspecciones en color para narrar la historia de amor de los padres en su juventud. Una decisión totalmente acertada: es imposible no sentirse cautivado por los colores intensos del pasado de los personajes. Más aún, gracias a esa elección estética, es imposible no sentir cuán vívidos son esos recuerdos.

Los personajes muestran su interior lentamente. La viuda es al principio una anciana de aspecto frágil, atravesada por el dolor más profundo, que es la pérdida del compañero de vida, pero, a medida que la historia avanza, su figura se agiganta, se vuelve fuerte y central. Su amor inunda la película, contagia de poesía todos los espacios.

Hay muchos puntos fuertes en esta película. De más está decir que la historia de amor está narrada con excelencia, pero a mi juicio mejor todavía está mostrado el conflicto generacional, las diferencias entre las antiguas tradiciones y  la vida moderna, en pocas palabras: el papel que desempeñan los ancianos en la sociedad.

Una película para conectarse a fondo con la sensibilidad, la pureza y la poesía de la vida.

Vocabulario

Dos palabras que aprendí en estos días: «grimorio» y «murmurio». Dicen que todas las palabras suenan, que todas las palabras son sonoras. Mentira. Al lado de estas dos, el resto, puro silencio.

viernes, 15 de junio de 2012

Máquina de escribir

Durante mi adolescencia, usaba una Olivetti preciosa de mis padres para hacer mis prácticas de mecanografía en casa. Era gris, aplanada y bastante jovial, no como las que había en mi escuela —esos armatostes negros, de teclas duras, que después de mucho terminé queriendo—.

No sé cuál habrá sido el origen de esa máquina, pero sé que, en algún momento, ella dio origen a mi escritura, en el sentido romántico y en el más trivial, el de tipear con un velocidad importante. Estas semanas estuve pensando mucho en ella. Había algo en esa escritura más material, que hacía avanzar el papel, que vibraba con el campanilleo metálico de la palanca de interlineación... Uno escribía y las palabras quedaban.

Simplemente extraño a mi vieja máquina de escribir. Fue la primera que me hizo sentir escritora.

lunes, 11 de junio de 2012

Té con Palabras - Sociedad Argentina de Escritores




Queridos amigos:

Los convocamos a compartir otro espacio literario, el día 27 de junio, a las 18.30 en la SADE, Uruguay 1371, tercer piso.

Programa de actividades
  • Disertación: «Poesía y Razón poética», a cargo de la Dra. Graciela Maturo.
  • Poetas invitadas: Amalia M. Abaria, Susana Cattaneo, Elisa Dejistani, Ma. Amelia Díaz.
  • Mesa de Literatura JovenVerónica A. Ruscio, Maximiliano Orioli y Rodrigo Illescas. Y, dentro de ese marco, «Reflexiones acerca del libro Ariadna Superstar, de Alejandro Bentivoglio», a cargo de Ma. Paula Mones Ruiz.
  • Ronda de lecturas con un cuento o un poema breve. Se sugiere confirmar participación por correo electrónico a grabucci@yahoo.com.ar o a paulasoy3@hotmail.com.
Los esperamos con la alegría de siempre

Marta de París
Martha Salas
Graciela Bucci (grabucci@yahoo.com.ar)
Ma. Paula Mones Ruiz (paulasoy3@hotmail.com)

viernes, 8 de junio de 2012

Sobre los textos literarios

Me he dado cuenta de que trato a los textos literarios como si fueran personas. Este se llama así, aquel se llama asá. «Se llaman», digo y no, «se titulan». Es que los amigos tienen nombres, no títulos.

martes, 5 de junio de 2012

El engaño de la editorial virtual Pubooteca

Estos mensajes que intercambié con João Faria (gerente de Pubooteca) prueban que en esa editorial virtual no escogen a los autores por sus méritos. Envían mensajes masivos a los destinatarios de su base de datos, pero no saben nada sobre ellos, ni siquiera qué escriben.

Cuando afirman que el trabajo de alguien tiene «un caracter diferenciado» no dicen nada. Es una frase vacía, que busca halagar al autor y atraerlo a su sitio para que abra una cuenta alllí. Es un engaño.



15 de mayo de 2012
Hola Verónica Andrea,
Permítame que me presente. Mi nombre es João Faria y soy gerente de Pubooteca.
Pubooteca surgió en 2010, siendo la primera editorial virtual en Portugal, destacándose en el mercado por su innovación en la edición virtual. Desde su lanzamiento, crecimos y estamos entre las más grandes editoriales nacionales e internacionales, así como en los principales canales de distribución de libros digitales en todo el mundo.
Pubooteca ha publicado más de 160 obras, bajo el sello editorial Emooby, de diversos géneros literarios, que pueden ser adquiridas en más de 250 tiendas on-line, incluyendo Apple, Amazon, Barnes and Noble, Kobo, Copia.
Teniendo su trabajo un carácter diferenciado, Pubooteca gustaría contar con vuestra presencia en su catálogo. Para publicar su obra con Pubooteca, solo necesitará crear una cuenta en: http://www.pubooteca.com/es/registar.php, y enviar su obra.
Si necesita más informaciones, podrá consultar nuestra sección de preguntas y respuestas o enviar un email para info@pubooteca.com
Me despido con la convicción de que futuramente podremos contar con sus obras en nuestro catálogo.

Reciba un cordial saludo,

João Faria
Director General
Pubooteca

Hola, João Faria.

Gracias por escribir. ¿Qué obra mía ha leído para afirmar que tiene «un carácter diferenciado» y qué ha querido decir con tal expresión?

Saludos.

Verónica


4 de junio de 2012

Estimado(a) Verónica Andrea,

Agradezco su atención;

Verónica Andrea, he intentado entrar en contacto con usted, no en tanto, ninguno de los emails que le envié fueron respondidos, lo que me lleva a pensar que no llegó a leer nuestra invitación.

Verónica Andrea , Pubooteca está muy interesada en publicar su obra en formato virtual, caso no haya leído el e-mail que le envié la semana pasada con una invitación para publicar su obra, pido que por favor visite nuestro sitio web de forma a conocer mejor la propuesta de Pubooteca y futuramente enviarnos su obra.

De este modo, deseamos reiterar nuestra invitación, esperando poder contar con su obra muy en breve en nuestro catálogo editorial.

Caso necesite de mayores esclarecimientos, por favor no dude en contactarnos.

Atenciosamente

João Faria
Director Geral
Pubooteca

Sr. João Faria:

Le había enviado ya esta respuesta.
Hola, João Faria.Gracias por escribir.
¿Qué obra mía ha leído para afirmar que tiene «un carácter diferenciado» y qué ha querido decir con tal expresión?
Saludos. 
Verónica
Que quede claro: el que mandó una invitación genérica sin saber quién soy yo ni qué escribo fue usted. Y el que no respondió mi mensaje, que acabo de citar, también fue usted.

Leí su invitación y me pareció tan poco seria como el mensaje que me envía ahora, en el que no sabe, por ejemplo, si soy un hombre o una mujer [escribe «Estimado(a)»].

Por último, lo saludo atentamente (la palabra «atenciosamente» no existe).

Verónica


Para leer más sobre engaños de este tipo, te recomiendo muy especialmente leer la entrada que escribió Pablo Giordano en su blog de literatura y ciencia Cosas de mimbre.

lunes, 4 de junio de 2012

Los Salieri, junio de 2012

Este sábado estuve en el ciclo Los Salieri, en The Rozz, Medrano 152. Estoy sumamente agradecida a los organizadores (Marcelo Luna, Elisabet Cincotta y Marcela Somoza) por haberme invitado. Fueron tres horas de poesía y de amistad literaria. ¿Qué más se puede pedir?

Fue un honor compartir la velada con poetas amigos como Carlos Carbone, Cynthia Rascovsky y Ramiro Silber, a quienes es un gustazo reencontrar en eventos como estos.

Quiero agradecer además a dos poetas del público: a Osvaldo Daniel Ortemberg, por su libro Llamado de vida, que tuvo la gentileza de regalarme con una dedicatoria estupenda, y a Andrea Victoria Álvarez, por su poema «Hablemos» y su dedicatoria.

Por si eso fuera poco, a la felicidad de estar entre amigos compartiendo lo que más me gusta, pude sumar el compartir el momento con mi gente más íntima: Sergio, mamá y Soledad.

Para los que no pudieron ir, dejo aquí el video de mi lectura.


Lawrence Ferlinghetti: La tienda de golosinas más allá del El

La tienda de golosinas más allá del El
es donde por primera vez
me enamoré
de la irrealidad
Las gomitas brillaban en la penumbra
de esa tarde de septiembre
Un gato en el mostrador se movía entre
las ramas de regaliz
y los caramelos Tootsie rolls
y los chicles Oh Boy Gum

Afuera las hojas caían según morían

El sol se había volado con el viento

Una chica entró corriendo
Su pelo goteaba
Sus pechos, sin aliento en la pequeña sala

Afuera las hojas caían
y gritaban
¡Tan pronto! ¡Tan pronto!


***
The pennycandystore beyond the El
The pennycandystore beyond the El
is where i first
fell in love
with unreality
Jellybeans glowed in the semi-gloom
of that september afternoon
A cat upon the counter moved among
the licorice sticks
and tootsie rolls
and Oh Boy Gum

Outside the leaves were falling as they died

A wind had blown away the sun

A girl ran in
Her hair was rainy
Her breasts were breathless in the little room

Outside the leaves were falling
and they cried
Too soon! too soon!

***
Fuente del poema originalhttp://www.poemhunter.com/poem/the-pennycandystore-beyond-the-el/.
Importante: La traducción (realizada en dialecto rioplatense) es mía y, claro que sí, se puede mejorar.

viernes, 1 de junio de 2012

Mañana en Los Salieri

Mañana 2 de junio, de 18 a 21, llevo mi poesía al ciclo Los Salieri. ¿Venís?

►The Rozz, Medrano 152. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Más info, aquí.

Hijos

Escribir y dar clase son las únicas maneras de procrear.