viernes, 27 de abril de 2012

Entrevista en Nuestra Casa

Esta que publico fue la primera entrevista que me hicieron. Fue en 1996, un año después de haber sido seleccionada para integrar una antología de Ediciones Colihue que se tituló Veinte jóvenes ensayistas del Cono Sur. Veinte jóvenes que terminamos siendo trece (si ven el video, sabrán por qué).

Así pues, con diecisiete años, resulté invitada a Nuestra Casa, el programa que por aquella época conducía Virginia Hanglin en el canal de cable TVA. Me acompañó mi profesora de taller literario, Leonarda Borsellino, Narda, responsable en gran parte de esto que ahora soy, y en el estudio nos encontramos con la directora de la colección Leer y Crear, Herminia Petruzzi.

Recuerdo el viaje en el colectivo 168 (ex 90), que tomé por primera vez el día de la entrevista, y lo nerviosas que íbamos tanto mi profesora como yo. Al llegar al lugar, nos hicieron pasar a un pequeño camarín, donde esperamos. Allí apareció más tarde una maquilladora. A mi profesora la maquilló, pero a mí me puso un brillo en los labios solamente. «Sos muy chica para más», me dijo. En aquel espejazo que tenían, me miré con algo de desilusión.

Había ido preparada para responder todo tipo de preguntas, pero, al terminar la entrevista, me quedé con la sensación de no haber dicho nada interesante. Hoy, que he vuelto a verla, sigo con esa impresión. Me veo seria, en exceso, y lo más curioso es que, después de tantos años, sigo siendo así, aunque con la voz un poco menos grave.

De todas maneras, es para mí un recuerdo importante. El concurso que me llevó al programa definió el resto de mi vida. Secretamente, había jurado que, si lo ganaba, me dedicaría a escribir y estudiaría la carrera de Letras. Si perdía, significaba que no tenía pasta y me dedicaría a otra cosa. Recuerdo volver del colegio y revisar el buzón (el de la vida real, porque todavía no tenía correo electrónico) para ver si había llegado carta de la editorial. Puse toda mi fe en ese concurso, en que recibiría ese «sí, seguí escribiendo, dedicate a esto». Por fortuna, un día la carta llegó.

De la entrevista, no le dije entonces a nadie más que a mis dos mejores amigos y, claro, a mis padres, sin cuya autorización no habría podido ir. Mi amiga Natalia grabó la entrevista y me la regaló en un videocasete, que todavía tengo. Después de todos estos años, en 2011 se me ocurrió pasarla a DVD (que me regaló, en un gesto maravilloso, una de mis cuñadas), hoy pude pasarlo a otro formato y, finalmente, subirlo para compartir este momento de mi vida —y de mi escritura— con ustedes.


Otoñal



En el pulmón de la manzana,
respira un árbol, único en su tipo.
Nadie, nada, como él.

En el árbol,
respira un benteveo y chilla.
No vuelve aún su par.

Tras la ventana,
respiro este paisaje urbano,
donde somos multitud.

jueves, 26 de abril de 2012

Rubén Darío anda en camioneta

Hace unos días, durante la cena, vi esta publicidad de una camioneta 4x4.



Me quedé muda por la música, los paisajes y las palabras. Sobre todo, las palabras. Había algo en ellas que me fascinaba y no era solo la voz. Ni Alejandro ni Nabucodonor aparecen con frecuencia en el discurso de la publicidad.

Hoy confirmé mis sospechas. El texto se titula «Oda a Roosevelt», es literario, pertenece al género lírico y es de Rubén Darío. Los publicistas han hecho un cortar y pegar importante, debo decir. Han cambiado el orden, han omitido versos, han alterado significativamente otros. En pocas palabras, le han cambiado el sentido a su antojo.

Esto ha desatado un debate importante entre los lectores de poesía y, en particular, entre los seguidores de Darío. ¿Está bien hacer eso con un texto literario? ¿Está bien usarlo con fines comerciales? ¿Podemos hablar de plagio?

En fin, los dejo con las inquietudes. Yo me voy a dar una vueltita en camioneta con Rubén Darío al campo argentino. Seguramente él aceptará si lo invito a comer un rico asado...

lunes, 23 de abril de 2012

domingo, 22 de abril de 2012

Una vieja entrevista

Hoy me reencontré con esta entrevista que Gustavo Tisocco tuvo la gentileza de hacerme para su blog Entrevistas a mis poetas contemporáneos en 2008. La comparto.



Entrevista a Verónica Andrea Ruscio
¿Qué es para vos la poesía? 
¡La vida! Pero me gusta acotar un poco más el término si hablamos de literatura. Hay muchas definiciones, ¡creo que adhiero a todas! Por mi parte, llamo “poesía” al arte de expresar un instante de manera bella. Porque la poesía es, en definitiva, una búsqueda de la belleza.
Dejame explicarlo de este modo: un poema es un rompecabezas. Cada palabra es una pieza y todas juntas forman una imagen. Cuando el poeta escribe, sabe que existe un único modo de combinar las palabras de modo que pueda expresar eso concreto que quiere expresar. Su búsqueda es ésa: lograr combinar las palabras-piezas, y poder descubrir la imagen ante el resto. 
¿Podrías contarnos un poco de tu vida, de tus obras publicadas, tus premios, tu actividad literaria? 
No hablo de premios, en principio porque no recibí muchos. (Risas). Ahora en serio: va a sonar poco creíble lo que voy a decir, pero el único premio que existe para mí es que me lean. Y es así. Bueno, vos sabés perfectamente cómo es la industria editorial. Cuesta publicar. Cuesta llegar a la gente. Hay muchas barreras que uno debe pasar para que te empiecen a leer. El único y verdadero premio es el lector. Ni mis poemas ni yo necesitamos cucardas. Pero, si vienen, bienvenidas.
En cuanto a las publicaciones, logré publicar en algunas antologías:
· Poetas tras el arca, El Barco Ebrio, Buenos Aires, 2003;
· Palabras urgentes, Dunken, Buenos Aires, 2004;
· Paseo en verso, Pasos en la Azotea, 2005;
· Desde la palabra, Dunken, Buenos Aires, 2005;
· Palabras que levitan, Dunken, Buenos Aires, 2006;
· Letras de Oro 2007, Nuevo Ser, Buenos Aires, 2007;
· Vuelo íntimo, Dunken, Buenos Aires, 2007. 
¿Cuándo empezaste a escribir? ¿por qué? 
Ah, estaba en el colegio. Tenía siete años, creo. Me tiré a la pileta de la poesía a los once. Y después no paré. Pienso un por qué, pero es complicado... Aunque sí, ya sé por qué: por necesidad. Escribir es una necesidad vital, tanto como tomar agua, comer, respirar. Si no escribís, te morís. Casi lo mismo que comer sandía y acompañarla con vino. 
¿Cómo definirías tu poesía?
Mmm... Joven. Con el ojo puesto en lo pequeño. Si la poesía es el instante, mi poesía es el instante pequeño. 
¿Qué autores influyeron en tu poética? 
Muchos, muchos, pero las piedras basales fueron Pizarnik, Borges, Neruda, Benedetti y Basho. 
¿Cuál es el fin que te gustaría lograr con tu poética? 
Hacer un poco más felices a los demás, y trascender. Puede morir el cuerpo, pueden morir los poetas, pero no su poesía. 
¿Qué poema elegirías si tenés que optar por uno en especial? 
¿Uno solo? Es una tarea imposible... Te digo uno de los que me gustan. Es fantástico para enseñar poesía. Es de Borges: “El general Quiroga va en coche al muere”. Unos versos estupendos, y conste que digo poco esta última palabra. 
¿Por qué? 
Borges poetiza el momento en que lo matan a Quiroga en Barranca Yaco. Mirá, es tan impactante que podés no saber nada de historia, pero el efecto es el mismo. Quiroga viajaba en un coche tirado por caballos cuando lo asesinaron. ¿Sabés qué adjetivos elige Borges para describirlo? Dice: “un galerón enfático, enorme, funerario”. Sencillamente, no hay otro modo de presentarlo: “funerario”. Eso es lo que tanto admiro de Borges. Este poema sirve de ejemplo. 
¿Cómo ha cambiado tu lenguaje poético a lo largo de los años? 
Y ya que hablábamos de adjetivos, te puedo decir que, en principio, pude hacer una poda importante. Aspiro a un lenguaje ascético, casi te diría “minimalista”. Pero cuesta lograrlo. La verborrea es un animal salvaje que lucha por liberarse. 
¿Para vos se nace o se hace escritor? 
Un poco las dos cosas. Nacés con cierta inclinación, pero, si no hacés nada al respecto, lo mismo da. Para ser escritor, hay que trabajar, y muy duro. Nada te viene de arriba. 
¿Qué consejos le darías a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA? 
Le diría que para saber escribir hay que escribir. Así que ¡adelante! 
¿Cómo ves actualmente la industria editorial?
Hay muchos proyectos independientes y, como siempre, la autogestión. La poesía se mueve más bien en estos ámbitos. Suena un poco injusto, pero es lo que hay. 
¿Qué opinás de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, boletines electrónicos, blogs, etc.?
Ampliaron el horizonte de la poesía, que no es poco. Si no, fijate toda la convocatoria que tiene tu blog.

Fuente: http://entrevistasamispoetascontemporaneos.blogspot.com.ar/2008/02/entrevista-vernica-andrea-ruscio.html.

jueves, 19 de abril de 2012

Bicicleta

Hoy es el Día Mundial de la Bicicleta y yo leo bicicletas para que el sueño de tener una (con canasta) se cumpla. Pedaleo en mi imaginación con pantalones anchos colorados, anteojos negros redondos muy Sofía Loren y pañuelo setentoso en la cabeza. ¿Adónde voy, cual diva? No lo sé, pero no voy sola. A mi lado, van Pablo Neruda y Martín Buscaglia pedadeando, recitando, cantando.

Cada vez escucho más cerca el timbre de mi bicicleta.

Pablo Neruda

Oda a la bicicleta

Iba
por el camino
crepitante:
el sol se desgranaba
como maíz ardiendo
y era
la tierra
calurosa
un infinito círculo
con cielo arriba
azul, deshabitado.

Pasaron
junto a mí
las bicicletas,
los únicos
insectos
de aquel
minuto
seco del verano,
sigilosas,
veloces,
transparentes:
me parecieron
sólo
movimientos del aire.

Obreros y muchachas
a las fábricas
iban
entregando
los ojos
al verano,
las cabezas al cielo,
sentados
en los
élitros
de las vertiginosas
bicicletas
que silbaban
cruzando
puentes, rosales, zarza
y mediodía.

Pensé en la tarde cuando los muchachos
se laven,
canten, coman, levanten
una copa
de vino
en honor
del amor
y de la vida,
y a la puerta
esperando
la bicicleta
inmóvil
porque
sólo
de movimiento fue su alma
y allí caída
no es
insecto transparente
que recorre
el verano,
sino
esqueleto
frío
que sólo
recupera
un cuerpo errante
con la urgencia
y la luz,
es decir,
con
la
resurrección
de cada día.

Fuentehttp://spanishpoems.blogspot.com.ar/2005/03/pablo-neruda-oda-la-bicicleta.html

Martín Buscaglia

Oda a mi bicicleta



oh parque de los aliados
rambla
calles del prado
cuernos de batlle
en la ilusión y en el raye
contigo conté
oh voy a ser tu poeta
mi gran amor bicicleta
esta canción cumplirá su misión
el día en que la escuche en boca de una chica combo de miel
montada en su brillante corcel
o la silbe un personaje
justo antes de que cambie la luz
montado en su brillante corcel
oh, ¿qué será que me inspira?
serán tus rayos que giran
esta canción cumplirá su misión
el día en que la escuche en boca de una chica combo de miel
montada en su brillante corcel
en boca de una chica todo gotas que realzan la piel
montada en su brillante corcel
como una telaraña que el rocío vistió para cantar
montada en su brillante corcel
y yo voy a olvidarla
hasta que vuelva en forma de deja vu
montado en mi oxidado corcel.

Fuentehttp://www.martinbuscaglia.com/acordes/temporada_oda.pdf

miércoles, 18 de abril de 2012

«El trato», finalista

El jurado de Con un par de narices, convocatoria de relatos de La Esfera Cultural, se expidió hoy (el fallo del jurado, aquí). Mi relato «El trato» estuvo entre los cuatro finalistas y formará parte del libro Con un par de narices, de próxima edición. ¡Estoy muy contenta y agradecida!

Felicitaciones al merecidísimo ganador, David Gambero, quien se ganó el primer puesto con un texto magnífico titulado Por una nariz.

martes, 17 de abril de 2012

Iván De Tanti: Sirena de voz quebrada

sos una gota de agua
sos una flor misteriosa
siento tu aroma azulado
hada

mis manos
heladas
recorren
tu quieta hermosura

la luz del alba
en tu pecho
es naranja
como la arena
de un sueño
sos una sirena
con voz quebrada

te siento frágil
sos efímera
lates
como un pájaro
en invierno
respirás profundo
sos una gran bestia
dormida

tus brazos son dos hebras
de luz herida
todo tu ser es tu mirada
trémula, lejana y vacía
tendida en una flor
planetaria
me ves
desde un espacio marino
me oís
desde un un sueño
y en un lago
frío
profundo
y dormido

tu cuerpo en la mañana
apenas se dibuja
sos un palacio
en donde suena tu música

nado en tu pupila
de paz
de tempestad
y locura

aire de montaña
mil otoños nacen
en tus pétalos
sos un árbol mojado
por el rocío
sos la lluvia
que acaricia el mar
sos una espiga
en el jardín del viento
tilo mustio
musgo
infancia y molino


Iván De Tanti tiene 14 años y vive en San Marcos Sierra, Córdoba, República Argentina.

Los Salieri 2012 - Mayo

POESÍA

Carlos Carbone
Verónica Ruscio
Genoveva Arcaute
Sebastián Olaso
Oscar Vicente Conde

MÚSICA

Eduardo Méndez (cantautor)


Final con micrófono abierto, con tus poemas y cuentos cortos/breves.


►Sábado 5 de mayo de 2012, de 18 a 21.
►Bar El Cisne: Bulnes 298, Buenos Aires, Argentina

jueves, 12 de abril de 2012

Jacques Prévert: Déjeuner du matin

Me encanta esta adaptación del famoso poema Déjeuner du matin de Jacques Prévert. Habiendo tantas versiones paródicas y delirantes (con muñecos Lego, con Bob Esponja o con Micky y Minnie Mouse) dando vueltas por YouTube, esta se destaca por darle un giro inteligente al poema. El punto de vista lo es todo, ¿verdad?

 
Déjeuner du matin from Josh Rimmey on Vimeo.

miércoles, 11 de abril de 2012

El trato, narrado por Susana Santamarina

Mi relato El trato fue preseleccionado por La Esfera Cultural en el marco de la convocatoria «Un par de narices» y Susana Santamarina, de La Esfera Cultural, le ha puesto voz. ¡Muchas gracias!



Si quieren leer el texto, hagan clic aquí.