viernes, 5 de octubre de 2012

Escritores

Los escritores son de la familia.
Están allí en un estante y esperan el regreso,
que volvamos a tocar el timbre de las hojas
y que entremos a compartir una vez más
el pan de la palabra a la misma mesa,
que contemos chistes verdes y riamos
y bebamos vino tinto y manchemos los manteles.
Están ahí, pero también están muertos.
Qué podrían haber escrito sin el suicidio
sin la enfermedad sin la vejez.
Lloramos su muerte porque son de la familia.
Nos dieron de comer, nos guiaron en la escuela.
Esperaron pacientes y habitan la casa hoy
en pósteres y portarretratos
como padres o abuelos que nos dieron la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario