viernes, 7 de septiembre de 2012

La pavita

Ayer leímos el cuento Casa Tomada en uno de mis talleres. Comentamos la pasividad de los personajes, su rutina y el encierro de la casa. Entonces Silvia, una de mis alumnas, dijo con gran verdad:

—La pavita es lo único vivo y animado de la casa.

Y me dejó pensando. Lo único que bulle, que se agita y que hierve es esa pavita. El resto es silencio. O mejor: el resto se calla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario