jueves, 9 de agosto de 2012

Diálogo real: Soy la del mondongo


Jornadas de literatura en un centro cultural. Somos unas veinte personas más o menos. Reconozco entre el público a una conocida de otro ciclo literario, una mujer prolijísima, educada y alegre, gran recitadora, con quien, después de aquel ciclo, tengo contacto en Facebook.

—¡Susana! ¿Cómo estás? —le digo con gran entusiasmo. Ella imita mi sonrisa, pero duda.
—De Té con Palabras...
—Ah, sí, sí —dice, ya segura, y me da un beso.
—Soy la del mondongo.

Hace dos días publiqué en mi cuenta de Facebook que estaba preparando un mondongo «que te la voglio dire». Susana, entonces, me contestó: «Ya tengo el pancito en la mano», un comentario simpatiquísimo que me hizo reír.

Es curioso. Después de estudiar y leer tanta literatura, no soy la de los pies ligeros, ni la de los dedos rosados, ni mucho menos la que hiere de lejos. Yo, señores, soy la del mondongo.

2 comentarios:

  1. Curiosidad: ¿"La de los pies ligeros" es por el poema de Ezra Pound?

    (Tú, de los negros ojos,
    oh mujer de mis sueños,
    calzada con sandalias de marfil: no hay ninguna
    como tú en esta danza,
    ni de pies tan ligeros.
    ...)

    Ay, saliendo de lo estrictamente literario, no me gusta el mondongo. Aunque debería volver a probarlo, ya ha pasado mucho tiempo desde la última vez y nunca se sabe ;)

    Saludos cordiales

    PD. Estas anécdotas tuyas son deliciosas tanto por el contenido en sí como por la forma amable y amena con que las narras.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué maravilla de poema, Gabriel! No lo conocía. Las tres expresiones que cito son epítetos, expresiones más o menos fijas con que se los califica a algunos personajes de la Ilíada (Aquiles, el de los pies ligeros; Eos, la de los dedos rosados; Apolo, el que hiere de lejos). Podés leer una lista completa acá.

    El epíteto de Eos es mi preferido. Eos es la diosa de la aurora y su epíteto la describe con perfección.

    Ah, seguro que no te gusta el mondongo porque no probaste el que hago yo, ja, ja, ja. Aunque me gusta cocinar, no soy gran cocinera, pero este es uno de los platos que me salen bien.

    Y gracias, Gabriel, por tu PD.

    ResponderEliminar