sábado, 4 de agosto de 2012

El yo lírico no es el autor

Cuando hablamos de poesía, es muy tentador confundir ese yo lírico tan íntimo con el propio yo del autor. Así muchos lectores caen en la torpeza (por decirlo de algún modo) de creer que esa manera tan particular de expresarse del poeta es lo más parecido que existe a un secreto dicho al oído, a un diario íntimo o, peor aún, a una sesión psicoanalítica.

En esa línea de pensamiento, abundan los análisis psicoanalíticos que analizan las obras de poetas suicidas, como Storni y Pizarnik, a partir de su historia personal. Relacionan al autor con ese yo lírico y así explican todo basados en hechos externos a la obra literaria.

No saben que el yo lírico no es el autor, que es en cambio una figura interna del texto, que se construye palabra a palabra en el poema y que no necesariamente expresa el estado de ánimo del momento del autor. Es algo que pienso, que he estudiado y que enseño a mis alumnos.

Si se aborda la escritura poética desde lo meramente expresivo, lo que logramos es limitarnos. La poesía no expresa sentimientos. La poesía es revelación y todo lo que a ella se refiere pasa por ahí exclusivamente.

Claro que se puede llegar a una sanación por medio de la escritura, claro que la literatura permite sublimar, pero la función del arte nada tiene que ver con expresar sentimientos. La poesía no tiene nada de diferente, en ese sentido, a la pintura o al cine o a cualquiera otra rama del arte. Por ejemplo, a nadie se le ocurre pensar que Caravaggio era un extremista, sin puntos medios, solo porque utilizó la técnica del claroscuro, o que Chopin tenía eyaculación precoz solo por haber creado el Vals del minuto. En estos ejemplos es claro, pero lamentablemente, cuando nos vamos al área de la poesía, las cosas no parecen estar muy claras.

Por eso, me da mucha lástima cuando los comentarios sobre la poesía de un autor exceden lo meramente literario. Me da muchísima lástima que un lector o una lectora crea que, porque lee un poema de tono melancólico o triste en el diario o blog de un autor o en alguna de sus publicaciones, lo conoce y se atreva a afirmar que es una persona así o asá y, más aún, se atreva a darle consejos de vida. Me da lástima porque, evidentemente, de poesía no sabe nada y ¿del poeta...?: muchísimo menos.

2 comentarios:

  1. Me encantó, sobre todo la parte de Chopin!
    Creo que parte de la confusión entre la poesía y la vida personal de los poetas tiene bastante que ver con el hecho de que trabajan con palabras. El material de los poetas es el mismo que utilizan para comunicarse a diario todos los seres humanos, de ahí a la definición de poesía como "expresión de sentimientos" hay un paso tan cortito como peligroso.

    ResponderEliminar