viernes, 27 de julio de 2012

Diálogo real: ¡Yo estaba contenta hoy!

Estoy lejos y ya la escucho. La niña viene de la mano de la madre, aunque algo rezagada, con la boca abierta, la cabeza hacia atrás, el pelo enmarañado en dos colas de caballo y los ojos rojísimos. Tiene unos cuatro años y se hace escuchar en toda la cuadra. La madre camina sin pausa, en silencio.

Pasan junto a mí y el llanto se detiene de golpe.

—Mamá, ¡yo estaba contenta hoy! Y, mirá, ya me hiciste llorar —se queja la niña y, mientras se alejan, yo me planteo cuántos años tiene ese pequeño ser en realidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario