viernes, 15 de junio de 2012

Máquina de escribir

Durante mi adolescencia, usaba una Olivetti preciosa de mis padres para hacer mis prácticas de mecanografía en casa. Era gris, aplanada y bastante jovial, no como las que había en mi escuela —esos armatostes negros, de teclas duras, que después de mucho terminé queriendo—.

No sé cuál habrá sido el origen de esa máquina, pero sé que, en algún momento, ella dio origen a mi escritura, en el sentido romántico y en el más trivial, el de tipear con un velocidad importante. Estas semanas estuve pensando mucho en ella. Había algo en esa escritura más material, que hacía avanzar el papel, que vibraba con el campanilleo metálico de la palanca de interlineación... Uno escribía y las palabras quedaban.

Simplemente extraño a mi vieja máquina de escribir. Fue la primera que me hizo sentir escritora.

3 comentarios:

  1. Es muy distinto escribir a máquina a escribir en la computadora, o escribir en papel. Cada forma tiene su encanto y cada una tiene su mecanismo que, mal que mal, se impone a nuestra escritura.
    Yo también empecé con una Olivetti! pero la mía era verde, y muy fea. Escribía en un altillo con un techo de 1,50 m. Todavía la tengo por ahí dando vueltas. Y es cierto.. es un modo más concreto, ir viendo el papel desenrollarse y aparecer con las palabras que uno imprimió.
    Comparto tu nostalgia. Hoy escribo más a mano que en la compu, y no cambiaría por nada esta forma. Pero al momento de volcarlo en la pantalla el texto tiene que ir acomodándose, adoptar otra forma.
    jaja.. y también me hacía sentir escritor usar la Olivetti; hoy agarro esos textos y me doy cuenta que son horribles; seguramente los tuyos eran mucho mejores!, pero al menos sirvió para alimentar el deseo de escribir.

    Te dejo un abrazo Vero! Gracias por hacerme acordar de esto!

    ResponderEliminar
  2. Hola
    Yo me recibí de dactilógrafa a los 12 años y escribía con una olivetti que me habían regalado mis padres, luego pasé a una maquina eléctrica y después a la computadora, pero igual todo lo hago primero en papel, me gusta el contacto con la lapicera y el cuaderno.
    Como en el colegio.

    Bellos recuerdos.
    Me quedo por acá querida escritora.

    Besos

    lujanfraix.blogspot.com

    Te dejo esta dirección porque tengo varios sitios pero en éste escribo todos los días.

    Ahora tengo cerrado los comentarios porque estoy descansando, pero sigo publicando y comentando más pausadamente.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Wou! yo recuerdo cuando trabajaba en Barracas y el viaje en colectivo, duraba 40 minutos, tiempo suficiente para escribir mis poemas sobre un cuaderno, y aprovecho agradecerles a todas las musas anónimas que viajaban también en el 12 y mientras duraba el viaje escribía en mi cuaderno.

    Lo mio siempre fue lápiz y papel, hasta que llego la tecnología de la pc. Aun así siempre me acompaña mi cuaderno tamaño mini por si las ideas fluyen en cualquier momento.

    Saludos Verónica!

    ResponderEliminar