lunes, 25 de junio de 2012

In memoriam

Hoy estoy triste.

Ayer, cuando la luz del domingo callaba, murió Baldomero, mi canario, en la libertad de su balcón sin flores.

«Fue un pájaro feliz», me dijo Sergio y me abrazó. Y yo lloré.

Ahora la casa se ha vuelto muda. Ya no hay plumas dando vueltas ni semillas. Ya no hay canto.

Solo la jaula vacía. La falta. Esta soledad tremenda.

Se fue en junio nomás, como el poeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario