viernes, 4 de mayo de 2012

Libertad

El canario despierta. Sale el sol en la jaula, en el balcón, en la ciudad. Entonces canta. ¡El canario canta!

Y su voz vuela libre hasta el árbol del cielo.

4 comentarios:

  1. A veces las rejas no pueden evitar que volamos libres, como el canario.. -Buena reflexión, escritora!!

    ResponderEliminar
  2. Hummm... ¡Microrrelato poético como los de Mandrini!

    Muy bello, Vero.

    ResponderEliminar