domingo, 22 de abril de 2012

Una vieja entrevista

Hoy me reencontré con esta entrevista que Gustavo Tisocco tuvo la gentileza de hacerme para su blog Entrevistas a mis poetas contemporáneos en 2008. La comparto.



Entrevista a Verónica Andrea Ruscio
¿Qué es para vos la poesía? 
¡La vida! Pero me gusta acotar un poco más el término si hablamos de literatura. Hay muchas definiciones, ¡creo que adhiero a todas! Por mi parte, llamo “poesía” al arte de expresar un instante de manera bella. Porque la poesía es, en definitiva, una búsqueda de la belleza.
Dejame explicarlo de este modo: un poema es un rompecabezas. Cada palabra es una pieza y todas juntas forman una imagen. Cuando el poeta escribe, sabe que existe un único modo de combinar las palabras de modo que pueda expresar eso concreto que quiere expresar. Su búsqueda es ésa: lograr combinar las palabras-piezas, y poder descubrir la imagen ante el resto. 
¿Podrías contarnos un poco de tu vida, de tus obras publicadas, tus premios, tu actividad literaria? 
No hablo de premios, en principio porque no recibí muchos. (Risas). Ahora en serio: va a sonar poco creíble lo que voy a decir, pero el único premio que existe para mí es que me lean. Y es así. Bueno, vos sabés perfectamente cómo es la industria editorial. Cuesta publicar. Cuesta llegar a la gente. Hay muchas barreras que uno debe pasar para que te empiecen a leer. El único y verdadero premio es el lector. Ni mis poemas ni yo necesitamos cucardas. Pero, si vienen, bienvenidas.
En cuanto a las publicaciones, logré publicar en algunas antologías:
· Poetas tras el arca, El Barco Ebrio, Buenos Aires, 2003;
· Palabras urgentes, Dunken, Buenos Aires, 2004;
· Paseo en verso, Pasos en la Azotea, 2005;
· Desde la palabra, Dunken, Buenos Aires, 2005;
· Palabras que levitan, Dunken, Buenos Aires, 2006;
· Letras de Oro 2007, Nuevo Ser, Buenos Aires, 2007;
· Vuelo íntimo, Dunken, Buenos Aires, 2007. 
¿Cuándo empezaste a escribir? ¿por qué? 
Ah, estaba en el colegio. Tenía siete años, creo. Me tiré a la pileta de la poesía a los once. Y después no paré. Pienso un por qué, pero es complicado... Aunque sí, ya sé por qué: por necesidad. Escribir es una necesidad vital, tanto como tomar agua, comer, respirar. Si no escribís, te morís. Casi lo mismo que comer sandía y acompañarla con vino. 
¿Cómo definirías tu poesía?
Mmm... Joven. Con el ojo puesto en lo pequeño. Si la poesía es el instante, mi poesía es el instante pequeño. 
¿Qué autores influyeron en tu poética? 
Muchos, muchos, pero las piedras basales fueron Pizarnik, Borges, Neruda, Benedetti y Basho. 
¿Cuál es el fin que te gustaría lograr con tu poética? 
Hacer un poco más felices a los demás, y trascender. Puede morir el cuerpo, pueden morir los poetas, pero no su poesía. 
¿Qué poema elegirías si tenés que optar por uno en especial? 
¿Uno solo? Es una tarea imposible... Te digo uno de los que me gustan. Es fantástico para enseñar poesía. Es de Borges: “El general Quiroga va en coche al muere”. Unos versos estupendos, y conste que digo poco esta última palabra. 
¿Por qué? 
Borges poetiza el momento en que lo matan a Quiroga en Barranca Yaco. Mirá, es tan impactante que podés no saber nada de historia, pero el efecto es el mismo. Quiroga viajaba en un coche tirado por caballos cuando lo asesinaron. ¿Sabés qué adjetivos elige Borges para describirlo? Dice: “un galerón enfático, enorme, funerario”. Sencillamente, no hay otro modo de presentarlo: “funerario”. Eso es lo que tanto admiro de Borges. Este poema sirve de ejemplo. 
¿Cómo ha cambiado tu lenguaje poético a lo largo de los años? 
Y ya que hablábamos de adjetivos, te puedo decir que, en principio, pude hacer una poda importante. Aspiro a un lenguaje ascético, casi te diría “minimalista”. Pero cuesta lograrlo. La verborrea es un animal salvaje que lucha por liberarse. 
¿Para vos se nace o se hace escritor? 
Un poco las dos cosas. Nacés con cierta inclinación, pero, si no hacés nada al respecto, lo mismo da. Para ser escritor, hay que trabajar, y muy duro. Nada te viene de arriba. 
¿Qué consejos le darías a un joven escritor/escritora que se inicia en este bello camino de la PALABRA? 
Le diría que para saber escribir hay que escribir. Así que ¡adelante! 
¿Cómo ves actualmente la industria editorial?
Hay muchos proyectos independientes y, como siempre, la autogestión. La poesía se mueve más bien en estos ámbitos. Suena un poco injusto, pero es lo que hay. 
¿Qué opinás de las nuevas formas de difusión de la palabra, ya sea en páginas de Internet, foros literarios cibernéticos, revistas virtuales, boletines electrónicos, blogs, etc.?
Ampliaron el horizonte de la poesía, que no es poco. Si no, fijate toda la convocatoria que tiene tu blog.

Fuente: http://entrevistasamispoetascontemporaneos.blogspot.com.ar/2008/02/entrevista-vernica-andrea-ruscio.html.

No hay comentarios:

Publicar un comentario