viernes, 27 de abril de 2012

Otoñal



En el pulmón de la manzana,
respira un árbol, único en su tipo.
Nadie, nada, como él.

En el árbol,
respira un benteveo y chilla.
No vuelve aún su par.

Tras la ventana,
respiro este paisaje urbano,
donde somos multitud.

6 comentarios:

  1. Este poema me llenó de aire los pulmones. Muy bueno, muy buen poema Vero.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu poema. Pasate por mi blog, me guataria saber que piensas de los mios.

    ResponderEliminar
  3. Alberto, gracias por leerme y dejar tu comentario. Ya me he suscripto a tu blog, así que te leeré.

    Saludos.

    ResponderEliminar