lunes, 13 de febrero de 2012

La necopia

En mi familia, la medicina sale de cuando en cuando en las conversaciones. Tenemos casos de hipocondríacos acérrimos, mi prima es médica especialista en medicina familiar, la hija de mi marido está en los últimos años de la carrera y el resto somos pacientes bastante perfectos, que nos hacemos controles, comemos sin fritos y sin sal y vamos al dentista una vez al año.

No es de extrañar que en el sueño de anoche la conversación versara sobre diferentes tipos de operaciones.

—Esa operación es brava.
—¿Cuál?
—La de cabeza.
—¿Y cómo es? ¿Qué te hacen?
—Cuando te enamorás perdidamente, te sacan la cabeza a la altura del cuello y te ponen otra. «Necopia» se llama.
—¡Ah! ¡Qué dolor!
—Sí. Sentís mucho dolor de cabeza después y no sabés por qué; tus recuerdos no son los mismos, pero al menos no sufrís por amor.

Hoy me desperté y busqué la palabra en el diccionario. No existe. Menos mal.

2 comentarios:

  1. Jaja, me gusta eso de soñar palabras que no existen. También habría que estudiar la etimología de "necopia"... por qué se te habrá ocurrido en sueños llamarla así, no??

    ResponderEliminar
  2. ¡A mí también me divierte! Los sueños son un alimento fantástico para la literatura.

    En cuanto a la etimología, bueno, si bien la mente tiene su propia lógica, lo he pensado y tal vez la palabra francesa «ne» (no) y la italiana «coppia» (pareja) puedan echar luz al asunto.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar