jueves, 9 de febrero de 2012

El vals de la muerte y un adiós

Ayer a la mañana escuché esta canción (que lleva a la muerte en el título pero que es un verdadero canto a las pequeñas cosas bellas de la vida). A la tarde, me enteré de la muerte de Luis Alberto Spinetta.

¡Rían, tosan! No lloren mares: ¡vayan a nadar!
¡Cómprense unos patines y anden por los jardines!




Uf, Flaco, adiós. Pero tu poesía siempre viva. Siempre. Acá conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario