viernes, 16 de diciembre de 2011

Julio Jaramillo: Amémonos

Buscaba mi alma con afán tu alma,
buscaba yo la virgen que a mi frente
tocara con sus labios dulcemente
en el febril insomnio del amor.

Buscaba yo la mujer pálida y bella
que en sueños me visita desde niño
para partir con ella mi cariño,
para partir con ella mi dolor.

Como en la sacra soledad del templo
sin ver a Dios se siente su presencia,
yo presentí en el mundo tu existencia
y como a Dios sin verte te adoré.

No preguntaba ni sabía tu nombre,
dónde iba a encontrarte lo ignoraba,
pero tu alma cerca de mi alma estaba,
más bien presentimiento que ilusión.

Amemonos, mi bien, en este mundo
donde lágrimas tantas se derraman,
las que vierten quizá los que se aman
tienen un no sé qué de bendición.

Amar es empapar el pensamiento
en la fragancia del edén perdido.
Amar es amar, quedar herido
por un dardo celeste el corazón.

Es tocar los dindeles de la gloria,
es ver tus ojos, es escuchar tu acento,
es en el alma llevar el firmamento
y es morir a tus pies de adoración.

 
 
Queridos lectores veruscianos, hoy me caso. Va a ser un día muy feliz. Por eso, les traigo este vals tan lindo y alusivo para compartir este momento tan importante de mi vida con ustedes.

A partir de esta entrada, escribiré como una señora casada, así que tendré que fingir algo de seriedad... Sepan entender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario