lunes, 24 de octubre de 2011

Mal de altura

Formaste una pila altísima
con tus libros publicados
y te subiste.
Qué distintas viste las cosas.

Tus amigos escritores te envidiaron
tiraron piedras desde abajo
(como si existieran).

Pero lo sé,
yo soy baqueana,
sé que te apunarás en la altura
los libros perderán su equilibrio
(como si existieran).

Caerás.
Verás las sogas de palabras
que te tiraban los viejos amigos
desmadradas
en la intemperie de la piedra
que enrojará tu caída.

4 comentarios:

  1. Un poema muy interesante desde la idea a la forma de expresarla. Me gusta como singularizas los usos de ciertas palabras en tus textos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gabriel, gracias. Me intriga tu comentario. ¿Te referís a alguna palabra particular del texto?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. En verdad, Vero, estuve leyendo varios poemas tuyos ―aunque dejé comentario sólo en éste―, y era una observación en general. Por ejemplo me llamó mucho la atención el poema Balcones, cuando decís, entre otras cosas, Pileta de mi balcón interno, ahí estás haciendo un uso inusual (valga la expresión) del idioma, o el verso final oxímoron hierve. Del presente me gustó la expresión sogas de palabras, es una imagen preciosa. Todo esto es muy bueno porque la poesía tiene, tal vez más que la prosa, mucho de recreación del lenguaje, de asociaciones impensadas.

    Sos muy buena poeta, y ojo, no es un comentario gratuito.

    Saludos,
    Gabriel

    ResponderEliminar