viernes, 28 de octubre de 2011

Espejo

Vio todo: el otro en el espejo, afeitándose; de golpe, las venas cortadas. "¡No me dejes solo!", gritó y repitió el gesto.

(Este hiperbreve es una reelaboración de mi cuento Pérdida).

No hay comentarios:

Publicar un comentario