martes, 20 de septiembre de 2011

Alzhéimer

Tus niños juegan a mi alrededor,
se cuelgan de mis brazos.
Fuerte como un árbol, hijo mío.

¿Nos viste anoche con      papá en el circo?
¡Tanto reíamos, reíamos!
Entereza de árbol, mi        querido.

Mamá
no me pasea como        antes.
Mejor doy una vuelta,
         el día está lindo.
El fresco mueve al árbol,
mi        vecino.

Que no,
que no es mi     casa,     ¡pelotudo!
Que yo vivo en el bosque,
           más allá.

Un árbol transplantado,

sí,     señor,

                 digno árbol

que brotó

                         en

                                   olvido.

2 comentarios: