jueves, 9 de junio de 2011

Niña y rana

La niña de vestido verde jugaba con dos imanes. Miraba, divertida, cómo se pegaban y se repelían. Más allá, en el jardín de pastos altos, una rana asomó y la miró. Saltó, saltó, saltó hasta los pies de la niña.

—Soy una rana —dijo en ranés. La niña bajó la mirada. Vio la piel lustrosa, viscosa, los ojos saltones.

La rana miró otra vez y, en los ojos esperanzados de la niña, vio un brillo, un reflejo, tibia imagen de una rana. Hay una rana en ella, pensó. Será mi amiga.

La niña se acercó más a la rana y la miró. Vio en los ojos amarillos una niña igual a ella. Lleva una niña en la mirada, pensó. Será mi amiga.

Y niña y rana se fueron saltando.
Nota: Escribí este texto breve el 22 de julio de 2002. Todavía tengo dudas sobre si es cuento o prosa poética o qué. Finalmente, hoy le he dado algunos toquecitos y, después de tanto, me he decidido a publicarlo. No sé bien cuál es su identidad, pero le tengo cariño sea lo que sea.

10 comentarios:

  1. Pues has hecho bien en publicarlo, Verónica. Es un muy buen texto y tiene, como no, un alto contenido poético pero prevalece lo narrativo. Por su extensión entra en el terreno de las minificciones; por su contenido, en el de las fábulas. Pero esas son sólo etiquetas y ya sea una cosa u otra, lo que importa es su indudable calidad literaria. Felicitaciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo también le tendría cariño: es precioso, fresco, directo. Una de las mejores versiones de la rana que he leído. Me encantó que hablara en "ranés"... pero sobre todo, el reflejo en las miradas. Ingenuamente perfecto.
    Saludos barceloneses

    ResponderEliminar
  3. Me encantaaaaa!!!! Te encontré en Fb a través de Gabriel Bevilaqua y me fascinó esta historia que bien podría ser un día de mi infancia y el comienzo de mi pasión por las ranas. Daré una vuelta por aquí, con tu permiso.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  4. Gabriel, ¡muchas gracias por tus palabras aquí y por la generosidad de difundir mi texto en Facebook!

    A decir verdad, tus minificciones me han inspirado. He vuelto a esta miniprosa (y la segunda que acabo de publicar) y ando con ganas de escribir más. ¡Veremos qué sale!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Susana. Me alegra que te gustara. Te doy la bienvenida a mi diario, al otro lado del océano.

    Puck, somos dos que amamos las ranas. Son animales tan bellos y nobles, ¿verdad? Bienvenida a mi diario; la puerta está abierta para cuando quieras volver.

    ResponderEliminar
  6. No es ni cuento ni prosa poética. Es un microrrelato, y está muy bien escrito.

    ResponderEliminar
  7. Tiene magia, es breve y uno se va sonriendo. un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias, Esteban y Senddero! Sean bienvenidos.

    ResponderEliminar
  9. Hola buenas...con tu permiso me llevo esta rana a La charca de las ranas (www.charcaderanas.blogspot.com)
    Gracias.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  10. ¡Llevala nomás! Espero que se porte bien por tus pagos :-)

    Un beso.

    ResponderEliminar