lunes, 11 de abril de 2011

Ama de casa

Soy una subversiva.
Mi espíritu revolucionario me empuja cada día.

Por eso ya temprano con la escoba
barro pisos como si se me acabara la vida.
Lavo a mano los calzones de la casa,
remiendo agujeritos en las telas,
y de todos los rincones saco la tierrita.

Si no el tiempo te lo arruina todo
y las cosas se rompen, se deslucen y se arruinan.
Por eso yo armo lucha encarnizada,
alzo bandera contra el sistema. ¡Esto es guerra!
Matar al tiempo despacito con lavandina.

No importa quién soy yo, mejor no sepas,
va a estar más seguro aquel que olvida.
La misión es volar la mugre sin dejar rastros.
Sexy, enguantada en látex, preparo superficies
con cepillos, detergentes y trapo rejilla.

Unite pronto a la causa revolucionaria:
quedarnos casi eternos en la vida,
vencer a la muerte con productos multiuso
y que las cosas luzcan siempre nuevas y brillantes,
conservadas para siempre, siempre limpias.

Soy una subversiva.
Mi espíritu revolucionario me empuja cada día.

2 comentarios: